Fortalezas de una carrera de formación dual

Orientación a la práctica: El currículo académico está diseñado con la participación de los empresarios y, por lo tanto, como respuesta a sus necesidades. De esta manera, los estudiantes se forman eficazmente en las competencias necesarias para el desempeño laboral y, a su vez, representan grandes ventajas para la empresa formadora: 

  • Conocen profundamente la organización.
  • Requieren corto tiempo para adaptarse a los puestos de trabajo.
  • Tienen una alta capacidad para transferir la teoría a la práctica.
  • Desarrollan un alto grado de lealtad con la empresa formadora.

Menor tiempo de estudio: La carrera profesional se desarrolla en siete semestres de estudio, lo cual ahorra recursos a las empresas, las familias y los estudiantes, al permitirles un acceso al mercado laboral e incrementar la productividad del país.

Estudio en grupos pequeños: Los grupos de estudio son de máximo treinta estudiantes, lo cual permite una interacción continua entre docentes y estudiantes. De esta manera, el concepto pedagógico está orientado a desarrollar la competencia del trabajo en equipo.

Docentes: Los docentes provienen de la práctica, lo que permite un mejor entendimiento del mundo de los negocios. Adicionalmente, se invita a participar a personas vinculadas a las empresas para que en aula desarrollen casos reales.